Comunidad

Día de los Caídos: Tenemos una deuda que nunca prodremos pagar

Iglesia Manna de Fayetteville recordó tan imporante fecha con un invitado especial, quien estuvo estacionado en Fort Bragg y con profundo arraigo espiritual.

Fayetteville.- Al celebrar el Día de los Caídos, el teniente General, Xavier Brunson, quien estuvo como orador invitado en el púlpito de la iglesia Manna de Fayetteville, disertó sobre lo que significa la conmemoración de este día, desde su profundo arraigo militar como desde la Palabra de Dios,

En principio se refirió que este día se reserva para honrar y recordar a los valientes hombres y mujeres que sacrificaron sus vidas mientras servían en las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos.  “Es un día sombrío en el que conmemoramos el sacrificio desinteresado de más de 1.3 millones de hombres y mujeres que, como dijo Abraham Lincoln, “dieron la última medida completa de devoción”.

De allí la importancia, reflexionó, para contrastar este feriado federal que reconoce a nuestros caídos en guerras, con el trabajo que realizan todos los días hombres y mujeres con profunda devoción y que debe ser también reconocidos, porque son monumentos vivos. Todo por la Gracia de Dios.

Hizo referencia al libro de Juan 15:13 que dice “Nadie tiene mayor amor que este, que alguien dé su vida por sus amigos”.  Para Brunson este pasaje le refiere el término Patriota. “El desafío para los soldados cristianos que se mueven hacia adelante es que hay costos a la hora de servir. Nuestra disposición a pagar estos costos es un claro recordatorio de todo lo que nuestro servicio requiere y denota”.

Recordó a Thomas Jefferson cuando dijo que el árbol de la libertad debe ser vigorizado de vez en cuando con la sangre de patriotas y tiranos. Para él estas palabras habla de la responsabilidad de la ciudadanía.  “Todos aquellos que responden al llamado llegan a la conclusión de que se requiere mucho más para vivir en libertad”

Dijo que al estar involucrado enviando y viendo a hombres y mujeres moverse al sonido de las armas, entiende que para muchos no es natural dar la vida por algo efímero o ambicioso como una nación, una constitución o la idea de libertad, por lo que considera que un soldado es más como nuestro Señor Jesucristo. De allí que trajo a colación la palabra en Isaías 6:8 (NVI) Y oí la voz del Señor que decía: «¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros?» Entonces dije: «¡Aquí estoy! Envíame».

Invitó a disertar en que si bien es cierto que se debe dar testimonio con gratitud por lo que se ha hecho, también los que estamos en esta tierra debemos dar testimonio vivo de la forma como estamos actuando.

“Hay más de 25 cementerios militares estadounidenses, 32 memoriales federales, monumentos y marcadores en 17 países extranjeros y 155 cementerios nacionales en 42 estados y Puerto Rico. Este trabajo está hecho.  Más de 1 millón de almas que se han ido no tendrán la oportunidad de hacer lo que haremos mañana. Nuestro desafío hoy es recordar una guerra ya ganada, a través de Jesucristo, cuyo resultado no es incierto y que no es una búsqueda sin destino, sino contra un enemigo no menos decidido: el mal”.

«A nuestra nación ordenada por Dios, imbuida de hijos e hijas que lucharon batallas y guerras en nuestro nombre para que pudiéramos vivir libres, se les debe una deuda que nunca podremos pagar. Del mismo modo, y aún mayor, es el sacrificio de Jesucristo, nuestro Señor y Salvador, por lo que es importante reconocer quién eres; mirar hacia atrás y valorar todo lo que se ha hecho por cada uno de nosotros. Avanzar consciente de vivir en perpetua gratitud y dar testimonio de lo que actualmente eres, todo por la Gracia y amor de Dios». Así concluyó el Teniente General en el pulpito de Manna Church.

Related posts

Sistema de Tránsito del Área Fayetteville invita a participar en Feria Laboral

Yubiry Diaz

NC By Train logra récord de pasajeros en 2023

Fanny Vera

Celebre el Día de la Tierra en el Zoo de Carolina del Norte

Yubiry Diaz